Visión y Misión Institucional

1. VISIÓN

La I.E.P “INMACULADA CONCEPCIÓN DE LA PERLA"   de acuerdo al nuevo enfoque educativo pretende en el Área de Gestión Pedagógica mejorar la calidad educativa mediante el desarrollo del pensamiento, a través de una educación en democracia, educación para el trabajo, basada en valores, orientada a promover el desarrollo de actitudes para lograr una identidad personal, comunal, institucional y nacional; que permita forjar alumnos con capacidad creativa, y crítica.

En el Área de Gestión Institucional emprendedora, innovadora, con un equilibrio de inteligencia emocional y una elevada autoestima; comprometida con el cambio social de su comunidad a través del desarrollo de actividades productivas, vinculadas a la defensa de la ecología acorde al avance del desarrollo de una educación humanista, científica y tecnológica y ofrecer de este modo una escuela de calidad con perspectiva de alcanzar la excelencia educativa. 


 

MISIÓN

                La I.E.P “INMACULADA CONCEPCIÓN DE LA PERLA” plantea como Misión Educativa, hacer de la escuela una INSTITUCIÓN EDUCATIVA que brinde un servicio de calidad, proyectado a una educación basada en valores, impulsando un aprendizaje holístico; propiciando un clima de armonía y democracia, con un equilibrio en el desarrollo de la inteligencia emocional y una comunicación de empatía.

a)       Donde la Dirección desempeñe una función gerencial; sea lideresa democrática, proactiva, innovadora, conductora de la labor educativa, asertiva y haga de la Institución Educativa, la escuela amiga basada en valores cristianos, que ofrezca un ambiente de armonía y propugne una comunicación de empatía y sea el artífice del desarrollo de la comunidad.

b)       Que el docente sea el facilitador, mediador del aprendizaje, orientador y agente de la cultura, modelo en valores, con una elevada autoestima; impulsor de un aprendizaje holístico y una comunicación empática en el niño, para que sean capaces de progresar normalmente y desempeñarse con eficiencia y eficacia en la vida.

c)        Que el alumno sea el instructor y descubridor de su propio aprendizaje, basado en valores católicos, capacidades, conocimientos y principios que le permitan desarrollar su pensamiento y proyectar su futuro mediante una educación para el trabajo creativo y productivo, que propicie su desarrollo personal y social dentro del ámbito en el que se desenvuelva.

d)           Que el padre de familia sea artífice del aprendizaje de su hijo, comprometido con: la labor educativa basada en valores, con los principios, innovaciones e identidad del Institución Educativa, para lograr la educación de calidad a la que se aspira.


 

Algunas fotos más representativas de nuestras actividades.

Actividades Curriculares

  • Campeonatos Deportivos (Villa Deportiva, Campolo, etc.).
  • Día del Logro.
  • Visitas Edcuativas (Museos, Parque de Las Leyendas, otros).
  • Desfiles Escolares (Municipalidad de La Perla).
  • Campañas Cívicas. (Medio Ambiente, Seguridad, Salubridad)
  • Festivales de Danzas Peruanas.

 

  • Valores

    Para empezar, un valor no es un resultado en sí mismo, no es una meta; un valor no se agota, siempre está ahí. Los valores definen las palabras que vas a utilizar para darle forma al argumento de tu vida: aceptación, persistencia, orden, conformidad, imparcialidad o intimidad. Una larga lista compuesta de direcciones que te permite decidir qué objetivos son los que realmente importan.
    A cada área le damos un nivel de importancia y en cada una actuamos de diferente manera para solucionar los obstáculos que surgen. Sin embargo, la trampa está en que muchas veces las soluciones que ponemos en marcha no coinciden con nuestros principios. Por eso hacemos cosas de las que nos arrepentimos o nos bloqueamos al tomar decisiones. Todo ello nos lleva a sentirnos desbordados, agotados o perdidos.
    “La madurez se consigue cuando una persona pospone placeres inmediatos por valores a largo plazo”
    -Joshua Loth Liebman-

  • Empatía

    La empatía es un arte, una capacidad excepcional programada genéticamente en nuestro cerebro con la que sintonizar con los sentimientos e intenciones de los demás. Sin embargo, y aquí llega el problema, no todos logran “encender” esta linterna que ilumina el proceso de construcción de las relaciones más sólidas y enriquecedoras.

    Algo que escuchamos con frecuencia es aquello de que “tal persona no tiene empatía”, “que aquella otra es una egoísta y que carece por completo de ella”. Bien, algo que es importante aclarar desde un principio es que nuestro cerebro dispone de una arquitectura muy afinada mediante la que favorecer esa “conexión”. La empatía, al fin y al cabo, es una estrategia más con la que mediar en la supervivencia de nuestra especie: nos permite entender a la persona que tenemos delante y nos facilita la posibilidad de establecer una relación profunda con ella.

  • la necesidad de educar a los niños

    Ya sea en el hogar o en la escuela, todos deberíamos ser capaces de crear un contexto válido y significativo en Inteligencia Emocional.

    Debemos detectar la emoción que hay detrás de cada uno de nuestros actos.
    Es necesario que ampliemos nuestro lenguaje emocional (a veces no basta con decir “estoy triste“, hay que ser más concretos. “Estoy triste porque me siento decepcionado, algo enfadado y confuso a la vez”).
    Controla lo que piensas para controlar cómo te comportas.
    Busca un por qué al comportamiento de los demás, sé capaz de entender las perspectivas y los mundos emocionales ajenos.
    Expresa tus emociones de forma asertiva.
    Mejora tus habilidades sociales.
    Aprende a auto-motivarte y en luchar por esos objetivos que te pueden acercar a una auténtica felicidad.

Inteligencia Emocional - Daniel Goleman


¿Qué es realmente la inteligencia emocional?

Esta dimensión responde a otro modo de entender  la  inteligencia más allá de los aspectos cognitivos, tales como la memoria y la capacidad para resolver problemas. Hablamos ante todo de nuestra capacidad para dirigirnos con efectividad a los demás y a nosotros mismos, de conectar con nuestras emociones, de gestionarlas, de auto-motivarnos, de frenar los impulsos, de vencer las frustraciones…

A su vez, Goleman explica que dentro de su enfoque sobre la inteligencia emocional hay cuatro dimensiones básicas importantes:

  • La primera es la auto-conciencia, y hace referencia a nuestra capacidad para entender lo que sentimos y de estar siempre conectados a nuestros valores, a nuestra esencia.
  • El segundo aspecto es la auto-motivación y nuestra habilidad por orientarnos hacia nuestras metas, de recuperarse de los contratiempos, de gestionar el estrés.
  • La tercera tiene que ver con la conciencia social y con nuestra empatía,
  • El cuarto eslabón es sin duda la piedra filosofal de la Inteligencia Emocional: nuestra habilidad para relacionarnos, para comunicar, para llegar acuerdos, para conectar positiva y respetuosamente con los demás.

 La educación emocional es una forma de prevención primaria inespecífica. Una persona con competencias emocionales estará más preparada para superar las adicciones, la violencia, la delincuencia, los comportamientos de riesgo, el suicidio, la impulsividad, los trastornos relacionados con la falta de autoestima, etc. Además, adquirir competencias emocionales desde edades tempranas favorece el desarrollo académico y profesional, aumentando la prevención de las adversidades de la vida adulta y reduciendo los niveles de estrés y depresión.


 

Daniel Goleman señala también la necesidad de educar a los niños a través de este enfoque.

Actuación "Día de la Madre" 2017

Los esperamos para atenderlos mejor,

Inmaculada Concepción de la Perla